Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

Plasma Rico en Plaquetas. Terapia con PRP autólgo

Es un producto derivado de la sangre del propio paciente que tiene una elevada concentración de plaquetas y otros elementos bioactivos plasmáticos por encima de los valores normales. Las plaquetas liberan factores de crecimiento y otras biomoléculas, que son los principios activos naturales responsables de la estimulación de la cicatrización fisiológica.

Procedimiento de la infiltración del PRP

El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas es un procedimiento mínimamente invasivo llevados a cabo de forma ambulatoria, en el que se le extrae una pequeña una pequeña muestra de sangre al paciente del mismo modo que un análisis de sangre común. Posteriormente se somete la sangre extraída a un centrifugado que permite separar y seleccionar la porción de sangre con mayor abundancia en plaquetas y que contenga Factores de Crecimiento.

Una vez procesada la propia sangre del paciente se procede inyectarla muscular o articuladamente sobre la zona afectada. En función de la patología y gravedad de la lesión puede ser necesario realizar mas de una infiltración dejando un periodo de tiempo entre tratamiento y tratamiento.

Beneficios del tratamientos de plasma rico en plaquetas en reumatología

El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) tiene efecto muy positivos para la recuperación y mejora de patologías articulare. Algunos beneficios son los siguientes:

  • Disminuye la inflamación y dolor.
  • Logra reducir a la mitad el tiempo necesario para la recuperación de lesiones del aparato locomotor.
  • Estimula y potencia la capacidad regenerativa del propio organismo para conseguir una curación mas eficiente y rápida.
  •  Ayuda mejorar la movilidad y funcionalidad articular y muscular.

Aplicaciones del plasma rico en plaquetas

Se utiliza con eficacia comprobada en artrosis, lesiones deligamentos, roturas y desgarros de carácter muscular y tendinitis (manguito de los rodadores en hombros, tendinitis aquilea, epicondilitis, trocanteritis y bursitis o fascitis plantar).

©2020 Reumavist.com